lunes, 21 de marzo de 2011

Por fin pasaron las fallas

Me han dicho varias personas que durante los días falleros han visto muchos broches de falleras pero mucho más feos y de menos calidad que los míos. ¡Qué alegría me han dado! Eso me da ánimos para seguir haciendo cositas graciosas con fieltro.

¿Habéis visto que ya tengo foto del perfil? Pues no la he hecho yo, ¡ha sido la genuina abuela Angelita la que nos sorprendió a todos el día de San José con el broche que se había hecho ella misma! ¡Qué grande es mi madre! ¡Y cuánto sentido del humor!

Bueno, y ya que estamos, os enseño dos broches que hice hace algún tiempo, para una jueza y para una farmacéutica.



¿Reconocéis lo que lleva en la mano? ¡Son unas aspirinas!

3 comentarios:

lamayordetodos dijo...

Que pena que mi oficio no tenga un uniforme de reconocimiento.....o...manguitos y bisera? Y el pluriempleo de ama de casa, tiene alguna característica reconocible para diseñar algún broche? A pensar abuelaangelita!!!!

lamayordetodos dijo...

Quizá 9 niños sean demasiados para ponerle a una muñequita-mama, verdad?

paz dijo...

Jolín, cómo me gustaría tener más tiempo para hacer cosas. Hermana mayor, te voy a sorprender, pero en unos días, vale?